• Dos entes entrelazados en los jardines del sueño, dos almas que se han unido y se aferran con empeño. Dos ánimas atrapadas por la distancia y el tiempo, dos sustancias que cohesionan, dos relojes a destiempo. Dos cuerpos que a la vez arden, dos sueños y una quimera, dos llamas que combustionan viendo de lejos la hoguera. Dos caballos desbocados cabalgando el universo, dos espacios y un vacío en ese vínculo adverso. Dos seres apasionados que se funden en secreto...
  • Hija, te pido perdón por no conseguir que cuadre la hora. Qué mala madre me siento, mi corazón está roto. No hay opción para sostener la casa. Ahora mi mente repasa el minuto que pasó al dejarte, mi reloj solo va cuando te abraza. De verdad, cuánto lamento que tu carita risueña no pueda ver cuando sueña por el trabajo. Lo siento, hija. Llegará el momento en que todo cambie. Sé que esto es muy difícil, que solo quieres a...
  • Cuando te conocí sentí la diversión. En tu feminidad vi una esperanza, vi cerca la luz y un futuro de labranza, las ganas de vivir y de recobrar mi ilusión, una ilusión que no perdía ni olvidaba. Me mostraba vivo y contigo palpitaba la sensación de ser feliz en una isla cuyo sol no me quemaba mi pasión ardía mi corazón y mi vida soñada de estar junto a alguien enamorada de un hombre que vivía y adoraba el arte...
  • Deja flores en mi cama y en mis mejillas calas blancas, déjame el perfume de tus alas, llévate mis caricias en tu cara. Y al amanecer, escucha el sonido de la lluvia en mi almohada. Te marchas, déjame flores en mi cama y escucha mis pasos en la hondonada del vacío inmenso que me abarca. Sube al borde de mi alma y contempla la dulzura de mi mirada, que ahora calla. Escucha el silencio de mis palabras, del lamento de...
  • Si tú me faltaras esparciría gotas de tu recuerdo sobre mi pecho y besaría mis manos como lo harías tú. Perdería la razón y sumergida en nuestro mundo colmaría tu cuerpo de caricias. Quedaría envuelta de ternura y sin conciencia despojada de vida atrapada en mi sueño.
  • La verdad que vivir al borde de la locura es tan tranquilo... Es como tener hambre y terminar casi tragando las noches sin luna. Es como abrir rocas para sentirte despierto. Más, lo que más deseo de mi locura, es terminar desparramado por tus besos. Alimentándome de tu ensalitrada charca con la locura de mi boca. Y que diluvien de púrpura las blancas estrellas. Y te miro… Te miro tras tu primer milagro. Y atando la hebra que reverbera bajo...
  • Cuando el infierno sea y las aves vuelen esquivando las llamas. Cuando los brazos se extiendan sobre el fuego queriendo alcanzarlas, y el calor sea lo que los sueños nunca fueron. Cuando los hombres de piedra con sus entrañas calientes miren satisfechos como nada cambia, y las aves recuperen sus alas y hablen las bocas que fueron silenciadas. Cuando los espíritus vacíos, los espíritus oscuros callen sus actos arrogantes. Entonces volverán a ser hermosas, las aves con sus vuelos, los...
  • Lo hacemos lento, despacio al ritmo constante de la cadera sutil que aún nos mueve las entrañas. Sin prisa, como a punto de empezar cuando se marcha sin rumbo fijo, sin el horario abusivo de tu reloj sin esfera, como aguardando la espera sin vistas de bienestar. Lo ha ce mos lento, si no sabes esperar quizás tu sitio no es este, no nos pudieron las prisas ni tanto atajo mediante, no nos creímos la historia de tenerlo todo a...
  • En mi casa alojada las ventanas se convierten en el refugio de mi mirada. La mirada de la ausencia. La añoranza por la vida. Todo se ha vuelto sutil. Nos invade la nostalgia. El tiempo se ha detenido y parece que, precisamente ahora, todo cobra sentido. Quizás, después de esto podamos optar a un mundo mejor, a un mundo distinto. Quizás, después de esto, nos demos cuenta de que vivir es un asunto urgente.
  • Ámame en silencio, ámame bajito que se escapen todas las penas, en forma de suspiros. Quiéreme sin prisa, quiéreme sin pausa, desnúdame despacio, que quiero limpiar el alma. Bésame con furia, bésame con ganas hazme sentir que esta noche, soy la reina de tu cama. Dibuja mil corazones, píntalos en mi espalda imagina que somos náufragos, en una isla olvidada. Dame agua de tu boca, caliéntame con tus manos que empieza a hacer frío y necesito resguardo. Abrázame con pasión...